lundi 15 octobre 2007

+ CERVANTES Y EL VOCABULARIO

***

Buscando singularidades acerca de El Quijote, hemos sabido que tiene un total de 378.591 palabras, de las que 22.800 están escritas una sola vez, extremo que nos viene a demostrar la amplia cultura de nuestro genial Cervantes.

Por si no lo saben, les diré que el promedio de palabras de una persona activa de nivel medio es de unas 2.000 palabras y se entiende en su ámbito familiar y de amigos con unas 300.

De entre las palabras utilizadas una única vez por Cervantes en El Quijote, he entresacado al azar una veintena, de las que algunas me eran desconocidas. Determinados vocablos tienen significados añadidos hoy. La elección ha sido la siguiente:

Hopo = mechón de pelo / rabo o cola de la oveja o zorra con mucho pelo.

Hoto = confianza, esperanza.

Cristel = enema.

Azacán = que se ocupa en trabajos humildes y penosos.

Cuartal = un cuarto de hogaza.

Alfeñiquén (hoy alfeñique) = persona delicada de cuerpo y complexión.

Adarme = cantidad o porción mínima de algo.

Adarve = muro de una fortaleza.

Baladro
= grito, alarido o voz espantosa.

Jauto = insípido, sin sal.

Báratro = infierno.

Almagre = óxido rojo de hierro que se usa en pintura.

Jimio (hoy simio) = mono.

Barbilucio = barbilindo, galancete.

Barbitaheño = que tiene roja o bermeja la barba.

Barcino = pelo blanco y pardo, a veces rojizo, en animales.

Almilla = jubón ajustado al cuerpo.

Adeliño
= acción de adeliñar (componer, enmendar).

Basca = ansia, desazón, ímpetu colérico / pandilla o grupo de amigos.

Laido, a = afrentoso, ignominioso / triste o caído de ánimo / feo o afeado.

Renca, o = renga, o = coja por lesión de cadera. En femº.: joroba, giba.

Colambre = corambre = conjunto de cueros o pellejos / deseo de beber vino.

---

¿Imaginan así hasta 22.800 palabras?

***

¿No han observado nunca la cantidad de valores monetarios que utiliza Cervantes en El Quijote?

***

2 commentaires:

Fernando a dit…

Y algunos tenemos aún la osadía de escribir...

Antonio Senciales a dit…

Hombre, Fernando, tampoco hay que aspirar a tanto como Cervantes y, no obstante, atreverse a escribir, ¿por qué no?
Lo importante sea quizás lo que se diga. Un experimentado escritor, como fue Pío Baroja, decía que lo importante al narrar es INVENTAR y que escribe mejor el que que utiliza menos palabras para expresar una idea. Algó así como lo que ya hacía Chejov con sus cuentos.
Saludos.